26/09/2011

CAS (Comité d'action et de soutien aux sans papiers) Appel 2011

“Sin huelga de hambre no hay nada”

Decenas de inmigrantes sin papeles esperan poder ser regularizados.

Después de varios años de espera, la huelga de hambre parece el único camino posible hacia un reconocimiento legal.

32 años, 62 kilogramos de peso y poco más de un metro setenta y cinco de altura caracterizan a Aziz. Su mirada refleja el cansancio y su bajo tono de voz parece indicar que ha tirado la toalla. Pero no es así. Al menos por ahora.

Azis (G. M.)

El pasado 25 de febrero concluyó una huelga de hambre que duró setenta y ocho días en un edificio situado en el centro de Bruselas. Junto con un grupo de 24 inmigrantes, componía los huelguistas de hambre de la Rue des Chartreux (que es como se llama la calle donde se encuentra la casa). Aziouz, Hakin, Hassan, Jamel y Ali son algunos de sus nombres. Viven en Bélgica desde hace seis años, algunos, y otros, desde hace veinte. Todos a la sombra de la clandestinidad. Ninguno ha firmado jamás un contrato de trabajo. Y sin embargo, todos han solicitado una demanda de regularización ante la Oficina de Extranjería, dependiente del Ministerio belga de la Inmigración, cuando a finales de 2009 lanzara la primera campaña de regularización después de 10 años de silencio.

Las vías administrativas no han surtido efecto y no les queda otra que echar mano del único medio de combate que tienen a su alcance: la huelga de hambre. Su régimen consiste en agua, café o té y, para algunos, tabaco con objetivo claro pero poco sencillo: obtener un permiso que les permita trabajar y, así, poder regularizar su estancia en Bélgica.

El rostro de Aziz revela los estragos de esta iniciativa, la segunda en dos años: “Antes de la primera huelga pesaba setenta y dos kilos. Ahora peso alrededor de sesenta y dos. En ambas ocasiones he ganado algún que otro kilo, pero jamás he vuelto a mi peso habitual”, afirma este argelino que llegó a la capital europea en diciembre de 2004. Desde entonces ha pasado por todo tipo de trabajos: recogida de frutas y verduras, restaurantes, panaderías y construcción, donde ha sido  explotado o, como él dice, “esclavizado”. “El primer trabajo que desempeñé fue cargando y descargando mercancías en una tienda de ropa de segunda mano. Cobraba 25 euros por jornadas laborales de doce horas y un total de seis días por semana”, declara Aziz, que jamás ha mantenido un puesto más de tres meses. “Los patrones siempre encontrarán a alguien mejor y no dudarán en echarte. Así que mis días libres los destinaba a la búsqueda de otro empleo. Nunca dejas de pensar en el siguiente”, aclara.

Cuando dejó Argelia tenía veinticinco años. Por aquel entonces veía como prosperaba un comercio de alimentos que había creado él mismo con tan solo diecisiete. No procedía de una familia especialmente acomodada, pero tampoco conocía la penuria, dado que su principal cliente era el gobierno: distribuía alimentos a una base militar cercana a su localidad al este de Argelia. Sin embargo la extorsión y el chantaje fueron los que le llevaron a venir a Europa. Como mínimo, dos veces al año la gendarmería venía a su comercio y le imponía alguna multa. Los motivos no eran nunca muy claros: “Solían venir y decirme que algo no estaba en regla. Entonces me pedían que pagara una multa de 300 euros”, explica utilizando la divisa europea para ilustrar su narración. “Yo sabía que si les pagaba 10 euros a ellos me dejarían en paz y no me llevarían ante los juzgados, pero nunca quise entrar en su juego”.

Harto de los chantajes, hizo las maletas y dejó un país al que por ahora no ha vuelto. Ni pretende volver. Aunque no descarta hacer una visita en vacaciones más adelante para ver a su familia, con quien se comunica por teléfono o por email, y quien desconoce que ha hecho frente a varias huelgas de hambre sin ningún resultado positivo.

La suya fue una de las más de treinta mil demandas que se mandaron entre septiembre y diciembre de 2009 a la Oficina de Extranjería para demostrar que llevaba cinco años viviendo en Bélgica y que cumplía con los requisitos para ser regularizado.

Por aquel entonces se contaban entre 120.000 y 150.000 inmigrantes “sin papeles” para una población de 10 millones de habitantes. O lo que viene a ser los mismo: uno de cada 100 ciudadanos, según indica la Unión por la Defensa de los Sin Papeles (UDEP, por sus siglas en francés), una organización dirigida por ciudadanos militantes indocumentados.

Desde entonces se han realizado alrededor de diez mil regularizaciones al año. Pero entre ninguna de estas demandas se encuentra la de Aziz. Según explica él mismo: “Dicen que no llevas cinco años en Bélgica o que no presentaste los documentos en el plazo estipulado. Pero yo cuento con documentos que lo confirman como  facturas de la luz y atestaciones de asistencia a cursos de neerlandés”.

 

La segunda huelga de hambre para muchos

Varios de los huelguista de hambre de la rue des Chatreux ya hicieron uso de esta herramienta de lucha en 2009. Este es el caso de Ali Nasrallah, de 37 años y también de origen argelino, que aún se está recuperando de las secuelas de una abstinencia alimentaria de más de tres meses: “Para volver al régimen natural de comidas hacen falta alrededor de 3 semanas. Para sentirse físicamente restablecido hace falta más tiempo”.

En aquella primera huelga que participó, se alcanzó la escalofriante cifra de 600 inmigrantes. Si bien numerosas huelgas y ocupaciones de edificios públicos se han ido sucediendo a lo largo de esta última década en Bélgica, estos movimientos, que nunca habían alcanzado tal envergadura, jamás hicieron temer tanto al gobierno. Procedentes de más de una decena de nacionalidades distintas, los huelguistas ocuparon distintas instalaciones del la Universidad Libre de Bruselas (tanto la sección flamenca como la francófona), así como la iglesia de Béguinage, en pleno centro de Bruselas, como símbolo de protesta.

Ali también ayunó. “Sin huelga de hambre no hay nada”. Así ve las cosas desde que ha comprobado como tras sucesivas huelgas emprendidas por otros han desembocado en una regularización por parte del Gobierno. Sin embargo, éste no ha sido su caso. Al igual que el resto de sus compañeros por aquel entonces, lo único que sacó de aquella primera huelga fue un Certificado de registro por razones de salud, comúnmente conocido como la tarjeta naranja (al hacer referencia al color del documento), un certificado regulado por el artículo 9ter de la Ley sobre entrada, residencia, establecimiento y expulsión de extranjeros.

A través de este artículo, que ha dado nombre a un documental sobre la situación de esto inmigrantes en Bélgica, se permite a un extranjero obtener un permiso temporal de residencia cuando su vida corra peligro por cuestiones de salud, como es en el caso de las huelgas de hambre. Además, este documento permite al demandante permanecer en el país tres meses, con posibilidad de renovación, y   ser beneficiarios de las ayudas del Estado (entre 700 euros y 460 euros) y de una cobertura sanitaria.

“No puedo trabajar, porque no tengo permiso de trabajo. No puedo inscribirme en la oficina de búsqueda de empleo porque no estoy regularizado”, son las principales quejas de los inmigrantes que obtienen la tarjeta naranja. Y es que este documento presenta una trampa: un inmigrante puede permanecer en Bélgica pero no puede trabajar.

¿Por qué entonces muchos emprenden una huelga de hambre? Prolongando su estancia en Bélgica, muchos esperan poder encontrar un empleo en el que lleguen a ser declarados. Este “regalo envenenado”, como le llaman algunos, se presenta como la única vía para alcanzar un estatus legal y sin embargo puede  empujar a estos inmigrantes a trabajar en el mercado negro cuando no encuentran lo que buscaban en el tiempo que se les ha concedido.

Han tenido lugar tantas huelgas de hambre en Bélgica que “en un momento parecía que  constituía un criterio para obtener la regularización”, afirma Alexis Deswaef miembro del gabinete “Le Quartier des Libertés” (El barrio de las libertades) un abogado belga que tomó bajo su tutela al colectivo de los huelguistas de hambre de la rue des Chartreux. Se llegó a plantear la idea de que absolutamente todos los inmigrantes en situación irregular de Bélgica se pusieran en huelga. Pero nunca se habría logrado, se encuentran en una situación de precariedad en la que “cada día de trabajo cuenta y tienen demasiados gastos a los que hacer frente”, apunta Deswaef, especialista en inmigración, derecho social y derecho internacional humanitario, que el año pasado presentó junto a otros abogados una querella criminal ante el Tribunal Federal de Bruselas contra Ehud Olmert, antiguo primer ministro israelí, por su presunta culpabilidad en los ataques por parte del ejercito de Israel a Gaza en 2009 y que se saldó con la vida de casi 1400 palestinos.

Su visión respecto al mensaje que las autoridades lanzan a la sociedad entorno a estos inmigrantes es clara. A día de hoy “se promueve la migración selectiva. Se envía a la sociedad el falso mensaje de que se va a echar a todos los inmigrantes sin papeles del país para que vengan otros inmigrantes más cualificados”.  Y además de su posición rotunda en esta tendencia, Deswaef considera que la fórmula belga de contrato de trabajo = regularización, es todo un “fracaso”. “Muchos empresarios no quieren declarar a sus trabajadores. Así que prefieren buscar a otros que desempeñen las mismas tareas y por los que no sea necesario cotizar”. Y además entiende que con la decisión del gabinete del ministro de inmigración Melchior Wathelet, se han dejado las cosas claras: “ya no aceptamos más huelgas de hambre”, y por lo tanto, ya no aceptamos a más inmigrantes.

Un vacío comunitario

La cuestión de los inmigrantes sin permisos para estar en el país aparece como una laguna a nivel europeo, donde actualmente viven alrededor de cuatro millones de ciudadanos sin regularizar. “A diferencia de las políticas de asilo, donde sí existen unas normas de mínimos que armonizan las legislaciones nacionales, no existe ningún texto destinado a los inmigrantes clandestinos que se encuentran ya en Europa”, afirma Michele LeVoy, directora de la Plataforma para la Cooperación Internacional para Inmigrantes Indocumentados (PICUM, por sus siglas en inglés), federación de ONG cuyo objetivo consiste en promover los derechos de este sector de la sociedad, cada vez más creciente en Europa.

Esta situación permite a los Estados miembros obrar sin ceñirse a un modelo único de seguimiento. De ahí la diferencia entre unos países y otros: mientras España o Italia han realizado distintas campañas de regularizaciones a lo largo de los últimos años, en Bélgica han pasado 10 años entre una y otra (1999 – 2009).

Según Michele LeVoy, que cuenta con experiencia en el ámbito del asilo en Estados Unidos y migración en Brasil, considera que las políticas europeas en esta materia son cada vez más cerradas y acusa a los Estados miembros de mantener una postura hipócrita: “Europa cierra los ojos ante la evidencia, tolerando la economía sumergida. Cada vez más cerrada, restringe el acceso legal a algunos inmigrantes más cualificados” y se olvida de los que ya están aquí. Es lo que iría en el camino de la inmigración selectiva. Como es el caso de la Directiva europea relativa a los trabajadores temporeros de países terceros que vienen a la Unión Europea. Esta Directiva, que aun está en proceso de debate, “cubre a todos los trabajadores temporeros que vienen del exterior, pero no alude en ningún momento a los que ya se encuentran aquí y desempeñan las mismas tareas”.

Aziz, que en ningún momento ha querido revelar su apellido lo dice bien claro: “Lo único que pido al gobierno es un permiso de trabajo para buscar un empleo. Algo digno”. Cuando se le pregunta que a qué le gustaría dedicarse si obtuviera un permiso de trabajo contesta:“ En principio me da lo mismo. Sólo un empleo. Aunque si de verdad pudiera elegir, me gustaría tener mi propio comercio”, como en Argelia.

 

http://periodismohumano.com/migracion/%E2%80%9Csin-huelga-de-hambre-no-hay-nada%E2%80%9D.html

__________________________

Solidarité avec les inculpés du CAS-ULB

JEUDI 29 SEPTEMBRE - LOUISE (métro Louise)- 8h15

pour se diriger vers le Palais de Justice avec les 8 personnes du CAS (Comité d'action et de soutien aux sans papiers) poursuivies pour leur solidarité avec le mouvement des sans papiers et leur lutte contre les centres fermés.

En avril 2008, l'UDEP ouvrait une occupation sur le campus universitaire de l'ULB. Le but de cette action était d'appeller la communauté Universitaire et scientifique à se mobiliser pour la régularisation des personnes sans papiers. Très rapidement , l'occupation reçu le soutien du BEA, de quelques associations d'étudiants (EGA, étudiants socialistes, ...) et de personnes "indépendantes", étudiantes ou non. Ce sont ces dernières qui ont alors créés le CAS souhaitant ne pas intervenir directement dans les affaires de l'udep en soutenant le mouvement malgré tout. La volonté du CAS était de laisser une véritable autonomie aux personnes sans papiers.

L'UDEP occupa l'année suivante d'autres bâtiments du campus du Solbosch (Hall des sports) et de la Plaine (garage de la VUB). Construisant un véritable rapport de force pour obtenir la régularisation, l'UDEP ouvrira d'autres occupations dans d'autres Universités de Belgique, nottament à l'UCL.

Tout au long de cette lutte, le Comité d’Actions et de Soutien (CAS) aux sans-papiers fut présent, et son soutien fut précieux malgré, il faut le souligner certains dérapages qui l'empêchèrent trop souvent d'être en phase avec les militants et l'Udep.

Lutte Pour Tes Reves cas ULB.pngCes militants furents conséquents avec leurs idées.

La révolte allumée chez eux par la politique inhumaine et raciste du gouvernement belge, est un exemple pour nous et pour ceux/celles qui les suivront.

Nous portons notre solidarité avec les 8 inculpés victimes de la répression politique. C'est le moins que nous leur devons. Le procès qui leur est intenté vise à casser leur lutte et leur solidarité avec les étrangers. C'est la police qu'il faut juger, celle de Bruxelles et de Steennokerzeel nottament, pour sa violence et ses dérapages récurrents.

Le combat du CAS continue!

l'UDEP (Union de défense des personnes sans papiers)

___________
VIGILIA POR LA DEMOCRACIA Y CONTRA LA IMPUNIDAD
Viernes 30 de Septiembre - 18h00 (UCT 0) ULB - BRUXELLES - Ecuador
A un año del fallido golpe de estado policial en Ecuador, las organizaciones en Europa conmemoramos la valentía de la sociedad civil y condenamos la impunidad de los responsables de este fatídico hecho.
El 30 de Septiembre de 2010 se constituyó, sin lugar a dudas, en una de las noches más negras de la historia republicana del Ecuador.
policia-golpe-estado-ecuador.jpg
Una facción de la policía, manipulada y desinformada, decidió romper el orden constitucional y la cadena de mando, declarandose en rebeldía y poniendo en caos el país por varias horas. Esta irresponsabilidad fue aprovechada por criminales que saquearon y agredieron a los ciudadanos en varios puntos del país.
La intención del presidente de la República, Econ. Rafael Correa, por aclarar el malentendido de los 'rebeldes' e ir al lugar mismo donde éstos se habían amotinado desencadenó una serie de eventos que posteriormente vertieron luz sobre la coordinación y ejecución de un plan para derrocar al presidente constitucional del Ecuador. Dicho plan, que incluía herramientas mediáticas para incentivar a la anarquía, toma de medios públicos, secuestro policial de la asamblea nacional, aministía para los golpistas por parte de asambleistas de oposición y destitución del presidente, se vió interrumpido por la presencia del primer mandatario en el corazón mismo de la revuelta.
Evento organizado por Movimiento PAIS BELGICA, Hands off Venezuela, GANA PERU, POLO Democrático, ABVV-FGTB, Taller de Comunicación Popular Simón Bolivar, UDEP y Colectivo Chileno Europeo contra la impunidad "venceremos".
Se presentará el documental 30S Nunca Más, dando paso a un foro de discusión sobre los acontencimientos de aquel día y sus implicaciones en el Ecuador, América Latina y Bélgica.
 
Université Libre de Bruxelles (ULB) Campus Solbosch,
Batiment H Local 1309 (a lado de la Bibloteca)
BRUSELAS - BELGICA
Mayor Información: Myriam Chuquín - Jaime Alex - Diego Bonilla

Commentaires

Madame, Monsieur,


Le Festival Regards Croisés est né de la volonté commune de Bruxelles Laïque et de la Confédération Parascolaire a.s.b.l. de donner la parole aux jeunes… et les moyens de se faire entendre. Le Festival entend valoriser les jeunes comme acteurs politiques et se veut la vitrine de leurs implications dans la vie, de leur réflexion sur le monde et de leurs messages sur le développement social et culturel de notre société.

C’est un groupe de jeunes bénévoles, le collectif Nomad’s Land, qui s’est engagé dans ce programme de 3 jours (8, 9 et 10 mars) en proposant des films documentaires, une exposition et des débats au Théâtre Marni. Cette année, le collectif Nomad’s Land a ouvert la question de la migration dans le but de sensibiliser une partie de la population aux enjeux de la question.

C’est pour cela que nous vous écrivons ; nous avons l’envie de créer un petit répertoire d’associations qui travaillent avec ou pour les migrants. Pour distribuer personnellement à des migrants en demande d’aide ou à des personnes du public souhaitant aider une association de manière bénévole. Pour cela nous vous demandons l’autorisation de présenter votre association sous la forme suivante : nom de l’association, contacts et description de l’objectif de l’association et public visé.

Nous serions bien entendu ravis de vous compter parmi les visiteurs du Festival Regards Croisés et vous expliqué de vive voix nos arguments, nos motivations et les thèmes qui nous tiennent à cœur.

Je prendrai la liberté de vous contacter dès ce jeudi vu que nos délais sont extrêmement serrés.
Nous vous prions d’agréer, Madame, Monsieur, nos salutations distinguées,




Pour le Festival Regards Croisés,


Alix de Briey


Pour plus d’infos : www.festivalregardscroises.be / 02.289.69.00

Écrit par : Alix de Briey | 29/02/2012

lo que yo queria, gracias

Écrit par : innomenodilia | 08/06/2012

Les commentaires sont fermés.